• Jr. Juan Pazos 105 – Alt. Cdra. 3 de la Av. Bolognesi – Barranco – Lima – Peru
  • T: (51-1) 247 3067 Fax:(51-1) 477 9727
  • contacto@sumbi.org.pe

: noticias

Urbanoticias, noticias del barrio desde y para los niños


Dentro de las acciones previstas en Urban 95 Lima en el barrio la Balanza de Comas, y gracias a la colaboración del grupo Minka Audiovisual, se está realizando la producción de un noticiero barrial llamado Urbanoticias, en el que los protagonistas y realizadores son los niños y niñas de la comunidad. Este producto audiovisual se desprende de la iniciativa del proyecto de adaptar los espacios públicos para el crecimiento y desarrollo de la niñez; y así puedan desarrollar habilidades sociales y aprender a regular sus emociones. 
El primer taller se realizó el 24 de abril en el local comunal del A.A.H.H. Manco Inca Huaral con el objetivo de conocer la relación de las niñas y niños menores de 5 años con el espacio público de la zona de La Balanza desde su perspectiva particular. Se llevaron a cabo las actividades de juego de torres y taller de títeres que presentó al marciano Luciano, quien tuvo una entretenida charla con los niños y niñas sobre las áreas que tienen en su barrio para jugar. Finalmente, imaginaron cómo les gustaría que sea su comunidad y lo plasmaron en  interesantes pinturas. 
Este es el primer taller  registrado que continuará con una serie de actividades para el registro audiovisual del barrio La Balanza, desde y para los niños. Urbannoticias nos mantendrá informados con las noticias del barrio y lo que los niños y niñas esperan de sus espacios públicos a  través de diferentes testimonios y lenguajes.
 

URBAN95 LIMA: un nuevo espacio de juego en la Balanza, Comas


El   7 de abril  se inauguró el parque Pukllary Llajta como primer paso dentro del PLAN URBAN95 LIMA para Comas, en el barrio de La Balanza. Este nuevo espacio lúdico pone a prueba la destreza física e imaginación de las niñas y niños con el juego de barras asimétricas. También se implementaron bancas para crear espacios de compartir y conversación; y se sembraron árboles pequeños que producen espacios de sombra en armonía con la naturaleza.

Se inició el día con la jornada de trabajo comunitario donde los pobladores, voluntarios y responsables del proyecto pusieron manos a la obra para acabar con los pormenores del parque. Se continuó el programa con el taller de cuidado de plantas a cargo de la ONG Causa Verde, que impartió una entretenida clase sobre sembrado y cuidado de árboles que los vecinos aplicarán para el mantenimiento de su nuevo espacio.

Las vecinas del A.A.H.H. Santiago Apóstol fueron las encargadas de alimentar a todos los involucrados en la jornada. La DEMUNA de COMAS se hizo presente con los talleres dirigidos a los niños y niñas del barrio sobre Los Derechos de la Niñez, y a las madres y padres  sobre la Violencia Infantil. El día de celebración concluyó con un taller de títeres y malabares que puso la emoción de los niños a punto. Después fueron los protagonistas de un pequeño espectáculo que ellos mismos montaron.

Finalmente, mientras caía la tarde, todos los niños y niñas rompieron las cintas que acordonaban el nuevo espacio y treparon y corrieron sobre su nuevo parque donde podrán jugar libremente y seguir desarrollándose.

 

     

“¡Cuidado!” “¡no tan alto!” “¡detente!”


A menudo escuchamos a los padres reclamar por la seguridad cuando juegan sus hijos e hijas. No obstante, investigaciones recientes sugieren que esto puede llegar a considerarse una forma de sobre-protección, pues las niñas y niños necesitan tener oportunidades para realizar juegos de riesgo al aire libre.  El riesgo en el juego es emocionante y estimulante, pues permite que las niñas y niños pongan a prueba sus propios límites y que exploren la incertidumbre. En este tipo de juegos los niños y niñas trepan árboles, construyen fortalezas y cobachas, y recorren sus vecindarios junto con amigos. La investigación muestra que este tipo de juego está asociado con el aumento y mejora de la actividad y condición física, habilidades sociales, habilidades de gestión de riesgos, resiliencia y la confianza en sí mismos. Estos hallazgos son casi intuitivos al observar a los niños en el juego.  

Es importante destacar que no corresponde a los padres o expertos decidir qué juego es riesgoso para un niño en particular. Por el contrario, a los niños se les debe dar el espacio físico y mental para determinar los niveles de riesgo apropiados para ellos mismos: lo suficientemente retadores como para sentirlo estimulante, pero no tanto que llegue a ser aterrador. Mis años como investigadora en prevención de lesiones me han enseñado que aunque las cosas pueden salir mal, también es posible determinar cómo evitar que daños y lesiones. Desde mi formación como doctora en psicología del desarrollo, conozco también la importancia de mantener a nuestros niños y niñas a salvo. Evitar que nuestros hijos exploren la incertidumbre podría tener consecuencias negativas para su salud y desarrollo, como aumento del comportamiento sedentario, la ansiedad o las fobias. 

 

Padres y madres, deseos y miedos

Muchos de los padres y madres con quienes he hablado en mi investigación reconocen la importancia del juego con riesgo, pero pueden sentirse abrumados por la preocupación por la posibilidad de lesiones graves o secuestros. También les preocupa que alguien los denuncie a las autoridades por considerar negligencia el permitir que jueguen libremente. Estas preocupaciones hacen que sea difícil para ellos darles más agencia a sus hijos, lo que puede resultar en sobreprotección.

Recientemente, he notado una tendencia opuesta: padres y madres preocupadas de que sus hijos sean demasiado tímidos y no corran los riesgos suficientes para fomentar su desarrollo. Padres y madres que quieren saber cómo ayudar a sus hijos para que asuman más riesgo durante sus juegos.

Esto me preocupa tanto como las prácticas de crianza marcadas por la sobreprotección. Ambas posturas pueden aumentar el riesgo de lesiones y daños ya que ignoran las capacidades y preferencias de los niños. ¿Cómo aprenderán los niños sobre sí mismos y sobre cómo funciona el mundo si un adulto les dice constantemente qué hacer y cómo hacerlo?

 

¿Cómo son las lesiones en los niños y niñas?

En Canadá nunca ha habido un momento más seguro que el actual para ser un niño. La probabilidad de morir de una lesión es del 0.0059%. Las principales causas de muerte son los accidentes automovilísticos y el suicidio, no el juego. De hecho, es más probable que los niños necesiten atención médica por una lesión provocada por un deporte organizado que por alguna caída o golpe durante juego.

Del mismo modo, la probabilidad de secuestro de un niño o niña por parte de un extraño es tan pequeña que ni siquiera hay estadísticas al respecto. En base a ello, los profesionales de prevención de lesiones están adoptando un enfoque que busca mantener a los niños tan seguros como sea necesario, en lugar de lo más seguros posible.

En OutsidePlay.ca los padres pueden entender sus propios miedos en torno al juego arriesgado y desarrollar un plan para sus hijos.

 

Los niños son inherentemente capaces

El juego con riesgo es una parte importante de muchas escuelas al aire libre y entornos de cuidado infantil en Canadá y en otras partes del mundo. En los centros de educación forestal al aire libre y en los viveros del Reino Unido, por ejemplo, los niños de preescolar y jardines infantiles construyen guaridas, trepan árboles, usan herramientas y hacen fuego, siempre bajo una cuidadosa supervisión. 

El director de una escuela en Nueva Zelanda decidió que sus estudiantes no necesitaban ninguna regla. Se les permitió trepar árboles, construir fuertes, andar en bicicleta, cualquier cosa que les ocurriera. Su escuela fue parte de un estudio más amplio que encontró que los estudiantes a quienes se les permitía el juego con riesgo eran más felices y manifestaron menos miedo que los estudiantes de las escuelas que no cambiaron su enfoque.

Ver a los niños involucrados en juegos de riesgo nos ayuda a darnos cuenta de que los niños son mucho más capaces de lo que pensamos. Cuando se les da la oportunidad, incluso los niños muy pequeños muestran claras habilidades para gestionar riesgos y descubrir sus propios límites. Solo tenemos que abrir los ojos y estar dispuestos a ver lo que tenemos enfrente. Y lo más importante: hacernos a un lado para darles la oportunidad de experimentar por sí mismos. El potencial de aprendizaje es enorme. 

 

¿Qué pueden hacer los padres y madres?

¿Establecer límites innecesarios en el juego de un niño o empujarlo demasiado lejos? Ambos extremos son problemáticos. Nuestro papel como cuidadores es dar a los niños la libertad de explorar y jugar como ellos elijan mientras los ayudamos a manejar los peligros reales que representan una amenaza seria y realista para su seguridad.

Esto varía según las diferentes etapas de desarrollo, las competencias y las preferencias personales de los niños. Por ejemplo, el juego donde existe la posibilidad de perderse es común en todas las edades: un niño en edad preescolar que se esconde en los arbustos siente que es un explorador de la jungla. Sus padres lo supervisan mientras le dan la sensación de independencia.

Para los niños mayores, este tipo de juego puede involucrar la exploración de su vecindario con amigos. Los padres pueden ayudar a prepararlos mediante la construcción gradual de las habilidades necesarias para navegar con seguridad en el tráfico.

Para los padres que luchan por lograr un equilibrio, mi laboratorio ha desarrollado OutsidePlay.ca, una herramienta en línea para ayudarles a manejar sus miedos y desarrollar un plan de cambio para que sus hijos puedan tener más oportunidades de juego con riesgo. Por lo general, esto implica aprender a apartarse del juego de los niños; dejar que jueguen solos. El cambio puede ser tan simple como contar hasta 30 antes de intervenir para que los niños tengan la oportunidad de manejar solos los peligros. Padres y madres se asombrarán con lo que pueden a descubrir.


Dr. Mariana Brussoni  PhD Doctora y profesora asociada en la Facultad de Medicina y Pediatría y la Escuela de Población y Salud Pública de la Universidad de British Columbia y en el Instituto de Investigación del Hospital del Niño en British Columbia.

 

Traducción de Kiara Castaman y Natalia Bolaños, ONG SUMBI

 

Instituciones unidas para mejorar los servicios de las niñas y niños

Durante diciembre del 2017 el programa Entrelazos de Sumbi, junto con importantes instituciones de la sociedad civil, se unió para formar parte de las mesas de trabajo organizadas por el Programa Nacional Cuna Más con el fin de mejorar la articulación, operación, gestión de la información y calidad de los servicios que se brindan a las niñas y niños. Las mesas de trabajo cuentan con la participación de representantes de Sumbi, Salgalú, Aporta, Atipay, Fundación Baltazar y Nicolás, Red-Innova, Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza (MCLCP), Plan Internacional Perú, Red Nacional de Promoción de la Infancia, Prisma, Caritas, la PUCP, PNCM y la Oficina General de Cooperación y Asuntos Internacionales (OGCAI) del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis). El objetivo es crear sinergias que permitan posicionar el trabajo integral en primera infancia a través de un enfoque territorial e intersectorial para la participación e involucramiento de los diferentes actores. En la primera reunión sostenida en diciembre del 2017 las instituciones dialogaron sobre los desafíos a los que juntos podrían contribuir. Desde el Programa Entrelazos de Sumbi compartiremos nuestras experiencias en trabajo con familias, trabajo directo con niños y niñas en campo y a nivel institucional para contribuir a optimizar los servicios de Cuna Más.  El trabajo continúa…  

Ludotecas SUMBI validadas por la Universidad de Sevilla

Desde setiembre del 2017, estudiantes de las maestrías en Familia y Mediación, Psicología General Sanitaria e Intervención Socio Comunitaria de la Universidad de Sevilla han venido desarrollando un estudio de evaluación y validación del uso de las ludotecas implementadas por Entrelazos - SUMBI en los Centros de Emergencia Mujer CEM. El estudio sistematiza y caracteriza el uso de las ludotecas y brinda una primera medición del impacto socioemocional en la población infantil que acude a este servicio, visibilizando la acción de las ludotecarias y de las ludotecas de los CEM, como un contexto donde los niños y niñas pueden mejorar su estado emocional y aumentar su resiliencia ante situaciones de riesgo y maltrato. El buen uso de este espacio contribuye a que no se produzca una re victimización del menor en el transcurso de la atención al usuario/a que acude al CEM. Se aplicó la Ficha de Observación a 394 niñas y niños de las 7 ludotecas en los CEM de San Juan de Lurigancho, Comas, Carabayllo, Lima cercado, Puente Piedra, Villa el Salvador y La Molina. Entre los hallazgos destacan:

  • 54,8% de los niños que acuden a las ludotecas han sido víctimas de violencia
  • 68% tienen entre 0 y 7 años.
  • 2% de visitas a las ludotecas son de niñas
  • 52,8% prefiere jugar con “bloques de construcción”; 32%, con la pelota.
  • 74% acuden a la ludoteca por primera vez; 21,2% realizan visitas de seguimiento, llegando a un máximo de cuatro visitas.
Así mismo se ha podido medir a través del banner de emociones el cambio emocional producido durante la estancia de los niños en la ludoteca. El 63% de los niños expresa alegría al salir de la ludoteca.   La investigación además brindó capacitaciones a las ludotecarias y la adaptación de la Ficha de Observación, contribuyendo a que las ludotecarias puedan ahora identificar signos de conductas de riesgo y recoger información relevante de cada niño/a. De este modo, las profesionales de la ludoteca se convierten en agentes clave para la atención a los niños y niñas en condiciones vulnerables y de riesgo, así como en la prevención del maltrato infantil. Con este trabajo se fortalecerá su capacidad de detectar posibles casos de violencia en los menores durante la estancia de estos en la ludoteca y apoyar a las/os psicólogas/os en su detección y derivación de casos.

Sembrando sueños en Los Ángeles

Gracias al diagnóstico participativo con niñas, niños y adultos realizado por Entrelazos en el AAHH Los Ángeles – Comas , los vecinos han iniciado las acciones para mejorar su comunidad y hacer el espacio más placentero para los más chiquitos. Un Jardín Comunitario ha sido una de las necesidades que identificaron todos. Así, el 21 de octubre se pintaron macetas, se sembraron plantas y se dieron pautas para su cuidado con la participación de expertos, grandes y chicos, que asesoraron a Entrelazos y a los vecinos en esta gran labor. Este nuevo espacio vivo y natural queda ahora en manos de los vecinos, quienes están aplicando las prácticas para el cuidado se sus plantas. Con la nueva vida en Los Ángeles, ¡las semillas y el barrio empiezan a florecer!