SAMI

El proyecto “Fortalecimiento del desarrollo integral de la primera infancia de Antauta y Ajoyani 2017 – 2019”, o conocido también como Proyecto SAMI contribuye a generar mejores niveles de desarrollo humano en los distritos puneños de Antauta y Ajoyani. Así, se espera lograr que los niños y niñas de Ajoyani y Antauta sean atendidos integralmente por sus familias, por los servicios sociales, de salud y educativos; a través de estrategias pertinentes y articuladas lideradas por el Gobierno Local y con el respaldo de la participación comunitaria, de tal forma de asegurar su desarrollo infantil temprano (DIT). Actualmente, el proyecto se encuentra en la etapa de consolidación de sus estrategias para hacerlas sostenibles en el tiempo.

El proyecto SAMI, cuenta con el financiamiento de MINSUR, que es una empresa con más de treinta años de experiencia en el campo de la minería y desde sus inicios se ha distinguido por su compromiso con la responsabilidad empresarial y con el desarrollo del país. En ese sentido, MINSUR busca actuar como facilitador en la gestión de proyectos de inversión que permitan a las comunidades, ubicadas en las zonas donde opera, desarrollarse en actividades productivas a fin de mejorar su calidad de vida e ingresos económicos.

El proyecto SAMI “Fortalecimiento del desarrollo integral de la primera infancia de Antauta y Ajoyani 2017 – 2019” espera contribuir a generar mejores niveles de desarrollo humano en los distritos puneños de Antauta y Ajoyani, acorde a las visiones de desarrollo generadas de manera participativa y expresadas en los Planes de Desarrollo Concertado de dichos distritos.

Lograr que los niños y niñas de Ajoyani y Antauta sean atendidos integralmente por sus familias, comunidad y servicios sociales o educativos, a través de estrategias pertinentes y articuladas desde el gobierno local, para asegurar su desarrollo infantil temprano.

Para lograr el propósito enunciado, en el Proyecto se proponen cuatro grandes resultados, expresadas desde la lógica de resultados por desempeño y centradas en las personas como actores o protagonistas del cambio, veamos:

  1. Autoridades y servidores públicos locales conocen la importancia de la primera infancia y desarrollan sus capacidades para atenderlos integralmente, tomando decisiones oportunas, podrán concertar con la comunidad y aliados locales, promover procesos participativos de planificación y articular su trabajo en favor de las niñas y niños de su comunidad.
  2. La comunidad conoce y valora los derechos inherentes a la primera infancia, tienen una noción de las niñas y niños como personas y reconocen  la importancia de su desarrollo integral, por ello ejerciendo su ciudadanía actúan frente a la demanda social de servicios locales con un enfoque intercultural que favorezcan  la  atención integral a la primera infancia.
  3. Familias fortalecidas en sus capacidades parentales mejoran su rol  en el cuidado y desarrollo integral de sus niñas y niños, incorporando prácticas positivas de crianza, transmitida y socializada a través de estrategia de  aprendizaje de adultos, motivando la participación de pares con pertinencia cultural.

Responsables

Equipo

{"wp_error":"cURL error 28: Resolving timed out after 5000 milliseconds"}